EL SOMBRERO VOLADOR

EL SOMBRERO VOLADOR

«¿Ustedes saben por qué los sombreros se escapan cuando hay viento?», preguntó Boris a las señoras Rosa y Margarita un martes de té.

–¡No! –, contestaron a coro las dos flores intrigadísimas.

–Hace muchos, pero muchos años, había un gnomo llamado Kuluf que era sombrerero. Fabricaba sombreros de muchas formas y colores. Hacía sombreros de fiesta, sombreros para salir a pasear, sombreros para alegrar a los que están tristes y sombreros para los que tienen hambre (esos los hacía de sándwich de queso).

Kuluf estaba enamorado de la princesa Andrina, que tenía unos pelos color del sol, largos hasta la cintura. Kuluf no sabía cómo hacer para que la princesa Andrina se riera. Ella estaba enojada porque Kuluf se había comido su chupetín. Kuluf le contaba chistes, la invitaba a bailar, le regalaba chocolates, ¡hasta le regaló una caja entera de chupetines! Pero nada…

Entonces, Kuluf inventó un sombrero volador. El sombrero era blanco de seda y tenía dos alitas a los costados muy chiquititas con forma de triángulo. Estaba adornado con el polvo de estrellas que Kuluf había ido coleccionando desde muy chico.

Kuluf le dijo a Andrina:

– Yo te regalo este sombrero volador, pero tienes que tener cuidado, porque se pone a volar con la brisa más leve.

Entonces, en el momento justo en que la princesa Andrina se ponía su sombrero, un viento fuerte comenzó a soplar. Los pelos de la princesa ondulaban para todos lados, reflejando las luces del día.

Y entonces Andrina comenzó a volar. De a poquito fue subiendo y subiendo hasta que sólo era un puntito en el cielo. Voló durante tanto tiempo que todos pensaban que no iba a bajar más, pero bajó.

Cuando finalmente  bajó, estaba tan feliz que se puso a reír con una risa tan contagiosa que Kuluf también empezó a reírse. Y también empezó a reírse un árbol que estaba mirándolos. Y también se reía una piedra de cuarzo que se había perdido en el bosque. Y así la risa se fue contagiando tanto que en pocos minutos todo el bosque se reía a carcajadas limpias.

Tanta fue la risa que, desde entonces, todos los sombreros quieren salir volando cuando sienten un poquitito de viento soplar.

 

EL BARRET VOLADOR (versió en valencià)

«Vostès saben per què els barrets s’escapen quan hi ha vent?», va preguntar Boris a les senyores Rosa i Margarida un dimarts de te.

–No! –, van contestar a l’uníson les dues flors intrigadísimes.

–Fa molts, però molts anys, hi havia un gnom anomenat Kuluf que era barreter. Fabricava barrets de moltes formes i colors. Feia barrets de festa, barrets per a eixir a passejar, barrets per a alegrar als que estan tristos i barrets per als que tenen fam (aqueixos els feia de sándwich de formatge).

Kuluf estava enamorat de la princesa Andrina, que tenia uns pèls color del sol, llargs fins a la cintura. Kuluf no sabia com fer perquè la princesa Andrina es riera. Ella estava enutjada perquè Kuluf s’havia menjat el seu chuplonet. Kuluf li explicava acudits, la convidava a ballar, li regalava xocolates, fins i tot li va regalar una caixa sencera de chuplonets! Però gens…

Llavors, Kuluf va inventar un barret volador. El barret era blanc de seda i tenia dues aletes als costats molt menudetes amb forma de triangle. Estava adornat amb la pols d’estels que Kuluf havia anat col·leccionant des de molt xic.

Kuluf li va dir a Andrina:

– Jo et regale aquest barret volador, però has d’anar amb compte, perquè es posa a volar amb la brisa més lleu.

Llavors, en el moment just en què la princesa Andrina es posava el seu barret, un vent fort va començar a bufar. Els pèls de la princesa ondaven per a tots costats, reflectint les llums del dia.

I llavors Andrina va començar a volar. De poc va anar pujant i pujant fins que només era un puntet en el cel. Va volar durant tant de temps que tots pensaven que no anava a baixar més, però va baixar.

Quan finalment  va baixar, estava tan feliç que es va posar a riure amb un riure tan contagiós que Kuluf també va començar a riure’s. I també va començar a riure’s un arbre que estava mirant-los. I també reia una pedra de quars que s’havia perdut en el bosc. I així el riure es va anar contagiant tant que en pocs minuts tot el bosc reia a riallades netes.

Tanta va ser el riure que, des de llavors, tots els barrets volen eixir volant quan senten una miqueta de vent bufar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies